Las injusticias siempre me han detenido a pensar, me sorprende cómo se generan y cómo persisten. Son cosas espantosas, pero allí están por los siglos de los siglos. El hecho de que existan diferencias pronunciadas entre unos y otros es aberrante para mí. Siempre me cuestioné porqué las mujeres en ciertos temas, actividades, carreras, etc., no eran «aptas». También me cuestioné la presencia casi absoluta de los hombres profesores en el sector universitario, me asombraba también que las prestigiosas conferencias, y los prestigiosos académicos invitados eran siempre hombres. No desvié nunca la mirada cuando sigiloso un hombre evadía la presencia femenina en búsqueda de la aprobación y presencia masculina para hablar de asuntos serios como política, economía, deportes, cultura, ciencia.

Sigue leyendo en: https://revistapersea.com/ciencia-sociedad/una-periodista-como-ratona-de-laboratorios/
https://ift.tt/2Px7Zr2

Comparte este Artículo
Facebook
Twitter