De acuerdo al reporte mundial de la malaria 2018, publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado 19 de noviembre, Venezuela reportó 411.586 casos de malaria en el año 2017, un incremento de más del 70 % con respecto a la cifra registrada en 2016. De hecho, Venezuela agrupa el 53 % de todos los casos de malaria del continente americano y es en gran parte, responsable del incremento del 72 % de casos registrados en la región entre 2015 y 2017.

La historia de Venezuela y esta enfermedad es compleja y ha reflejado en gran medida la calidad de atención sanitaria en el país durante el último siglo. Tras 300 años siendo el flagelo de los pequeños pueblos del centro del país -como el ficticio Ortiz, del clásico de la literatura venezolana Casas Muertas- la malaria fue desterrada a focos aislados en las regiones más deshabitadas de Venezuela a mediados del siglo pasado. Esto fue posible gracias a la modernización del sistema de salud venezolano y a la campaña de salud pública encabezada por el Dr. Arnoldo Gabaldón entre 1936 y mediados de los años 70, cuando la enfermedad había sido erradicada del 77 % del territorio nacional, siendo Venezuela el primer país tropical en alcanzar tal extensión.

Sigue leyendo aquí: https://revistapersea.com/ambiente-1/mineria-ilegal-malaria-en-venezuela/

 

Comparte este Artículo
Facebook
Twitter