Microrrelato de ficción.

Querida Eloísa,

Me aíslo en la ladera de una duna para enviarte los resultados. Es gracioso, los transeúntes me lanzan miradas de sospechas, seguro piensan que algo me traigo. Y no estarían del todo equivocados, aquí al menos logro robar un poco de señal para escribirte. Así es como continuo mi investigación, desde que finalmente nos quitaron el servicio satelital en el laboratorio. Según el nuevo jefe de la estación, los estudiantes e investigadores junior no tienen porqué tener acceso a la información interplanetaria. El tráfico ilícito de los grandes datos nos ha afectado, ya no hay confianza. Pero si es por administración, nunca terminaremos los cálculos.

 

Siga leyendo en:  https://revistapersea.com/ciencia-ficcion/asunto-virus-cractasiano/

Comparte este Artículo
Facebook
Twitter